IRPH. El caso de Dña. Mª José y de D. Miguel