PYME, autónomos y cláusulas suelo. ¿Hay posibilidades de éxito?