Se acaba el tiempo. Bankia gana