El Tribunal Supremo y los gastos del préstamo