Queridas financieras, los afectados no son tontos